¿Qué es el fungicida de cobre? Cómo utilizar el fungicida de cobre en los jardines

¿Qué es el fungicida de cobre? Cómo utilizar el fungicida de cobre en los jardines

Por: Mary H. Dyer, escritora acreditada de jardines

Las enfermedades causadas por hongos pueden ser un problema real para los jardineros, especialmente cuando el clima es más cálido y húmedo de lo habitual. Los fungicidas de cobre suelen ser la primera línea de defensa, especialmente para los jardineros que prefieren evitar los fungicidas químicos. Usar fungicidas de cobre es confuso, pero saber exactamente cuándo usar fungicidas de cobre es la clave del éxito. Sin embargo, las enfermedades fúngicas son difíciles de controlar y los resultados no están garantizados. Exploremos estos problemas.

¿Qué es el fungicida de cobre?

El cobre es un metal que, en forma disuelta, penetra en los tejidos vegetales y ayuda a controlar enfermedades fúngicas como:

  • Moho polvoriento
  • Mildiú velloso
  • Mancha foliar por Septoria
  • Antracnosis
  • Punto negro
  • Fuego bacteriano

Dicho esto, su eficacia es limitada contra el tizón tardío de las patatas y los tomates. Debido a que el cobre es tóxico, también puede causar daños graves al matar los tejidos de las plantas. Si está considerando usar fungicida de cobre, asegúrese de leer la etiqueta con atención. Hay muchas formulaciones de productos de cobre en el mercado, que difieren ampliamente en la cantidad de cobre, ingredientes activos, tasa de aplicación y otros factores.

También es importante tener en cuenta que el cobre no se descompone en el suelo y puede convertirse en un contaminante del suelo con el tiempo. Use fungicidas de cobre con moderación y solo cuando sea necesario.

Cuándo usar fungicida de cobre

No espere que el fungicida de cobre cure una enfermedad fúngica existente. El producto actúa protegiendo a las plantas contra el desarrollo de nuevas infecciones. Lo ideal es aplicar el fungicida de cobre antes de que los hongos sean visibles. De lo contrario, aplique el producto inmediatamente cuando note por primera vez signos de enfermedad fúngica.

Si el hongo está en árboles frutales o plantas de vegetales, puede continuar rociando de manera segura cada siete a 10 días hasta la cosecha. Si es posible, rocíe las plantas cuando tenga al menos 12 horas de clima seco después de la aplicación.

Cómo usar fungicida de cobre

Por lo general, los fungicidas se aplican en una proporción de 1 a 3 cucharaditas por galón (5 a 15 mL por 4 L.) de agua. Sin embargo, es fundamental leer atentamente las instrucciones de la etiqueta para determinar la tasa de aplicación de cada producto específico. Vuelva a aplicar el producto cada siete a 10 días porque los fungicidas se degradan después de la aplicación.

Los fungicidas generalmente no son dañinos para las abejas. Sin embargo, es mejor no fumigar cuando las abejas se alimentan activamente de las plantas. Nunca aplicar fungicida de cobre en días muy calurosos.

Nunca mezclar fungicidas de cobre con otros productos químicos. Nunca aplicar fungicidas en exceso.

Nota: Comuníquese con su oficina de extensión cooperativa local para obtener información específica sobre los usos de fungicidas de cobre en su situación particular. Por ejemplo, algunas enfermedades se tratan mejor en otoño.

Este artículo se actualizó por última vez el

Leer más sobre información y consejos de jardinería


Interacciones del suelo con el cobre

El cobre aplicado como preventivo de enfermedades foliares se rocía sobre las hojas de la planta. Sin embargo, el cobre se lava del tejido de las hojas durante la lluvia o con riego por aspersión y entra al suelo. Por lo tanto, son necesarias aplicaciones frecuentes para mantener el cobre en la superficie de las hojas. La textura y el pH del suelo juegan un papel en la actividad del cobre en el suelo, incluida su capacidad para adherirse a las superficies o filtrarse del suelo. El cobre se une más fácilmente a la materia orgánica bien descompuesta y la arcilla en el suelo, por lo que los suelos con alto contenido de materia orgánica y los suelos con textura arcillosa tienden a tener niveles de cobre total más altos. Los niveles de pH del suelo también afectan la disponibilidad de cobre. Cuanto más alto es el pH del suelo, es más probable que el cobre se una a la arcilla y la materia orgánica del suelo. El cobre disponible se puede lixiviar del suelo durante eventos de lluvia y riego intenso. La absorción de cobre del suelo por las plantas puede variar mucho, y algunas plantas, como las patatas, actúan como bioacumuladores.


Conclusión

Los fungicidas son una parte fundamental de un plan de control de plagas sólido para su jardín u operación de cultivo. Se utilizan principalmente como medidas preventivas para proteger las plantas de los patógenos y mantener la salud de las plantas. Aunque existen fungicidas sintéticos viables en el mercado, los fungicidas naturales para plantas ofrecen un menor impacto ambiental y son más compatibles con las prácticas de agricultura orgánica. Si está luchando contra enfermedades fúngicas, asegúrese de diagnosticar correctamente la causa y luego considere un fungicida natural, como Grower's Ally.


Ver el vídeo: Este REMEDIO PaRa HORMIGAS es 100 VECES mas efectivo y Facil que cualquier otro Casero y Natural